Imprimiendo en el siglo XXI, una reflexión en profundidad

6 septiembre 2016

3 min read

Nos encontramos en un tiempo en el que lo digital se está imponiendo en muchos sectores a modelos tradicionales, y la impresión desde luego no ha quedado al margen.

Imprimiendo en el siglo XXI, una reflexión en profundidad (Desktop)

Es imposible negarlo, la digitalización de medios puede ofrecer ventajas a las empresas si se realiza de forma correcta y por ello representa un valor que HP incluye dentro de su abanico de soluciones de impresión gestionada.

Sin embargo la impresión sobre papel todavía mantiene una importancia creciente en un mundo rodeado de tabletas, smartphones y libros electrónicos, una realidad que lejos de analizarse como enfrentamiento, debe abordarse dentro de un escenario de complementariedad.

La relación entre la impresión y la digitalización no es de rivalidad, no es un pulso entre dos titanes ni un esfuerzo en el que uno pretenda relegar al otro al olvido, sino que ambos se complementan y hacen posible la consecución de entornos de impresión modernos, eficientes y funcionales.

Esa dualidad se entiende perfectamente, pero ¿qué hace que la impresión no sólo haya mantenido sino incluso incrementado su valor en plena era digital?

Identificando las claves

Si queremos entender a fondo qué aporta la impresión en pleno siglo XXI debemos profundizar y ver una a una las claves más importantes, todos esos elementos que configuran el valor esencial de la misma y que hacen que continúe siendo algo indispensable en todos los sectores y niveles.

  • Las impresiones son algo tangible: A diferencia de lo que ocurre con los medios digitales las impresiones se pueden tocar e incluso sentir. Podríamos poner muchos ejemplos, pero uno de los más conocidos es esa sensación única de abrir y oler un libro nuevo. Pero esto no es todo, lo que imprimimos normalmente se mantiene más tiempo en las manos de la persona, cliente o empresa a la que lo hemos entregado, y también es más visible, por lo que tiene un efecto superior al de los medios digitales.
  • La impresión es creíble: Con esto no queremos decir que los medios digitales no lo sean, pero los documentos escritos transmiten una sensación de credibilidad extra, generan confianza y hacen que nos sintamos más cómodos con ellos, sobre todo cuando se trata de proyectos o contratos importantes.
  • Hablan de nuestra empresa: Las impresiones hablan de nosotros, nos permiten ser creativos y desarrollar libremente todo nuestro potencial y desarrollarlo libremente sobre el lienzo único que supone un papel. El formato digital es menos personal y no transmite ese toque único que tiene una impresión cuidada y de alta calidad, en la que se derrocha una profesionalidad plena que llega al cliente o a la empresa a la va dirigida.
  • Al imprimir llegamos a más público: No hay duda de que hoy por hoy casi todo el mundo tiene un equipo en casa con el que reproducir contenidos digitales, ya sea un PC, una tableta o cualquier otro dispositivo similar, pero la impresión en papel es más sencilla, todo el mundo puede disfrutarla al instante, sin problemas y sin necesidad de tener conocimientos especiales de ningún tipo.
  • La impresión atrae más y se aprovecha mejor: A la hora de leer o trabajar con documentos o proyectos es mucho más sencillo y cómodo hacerlo sobre papel que con formatos digitales, y no sólo eso, sino que dicho formato también resulta más atractivo para la mayoría de los usuarios. Podríamos poner muchos ejemplos, pero el más claro y directo es el del contrato que tiene que ser analizado, subrayado y firmado en el mismo momento.
  • El valor de la seguridad, la fiabilidad y la comodidad de la impresión: Trabajar con impresiones aporta un plus de seguridad muy importante, ya que con el panorama actual para ciertas empresas y profesionales puede ser más seguro tener documentos vitales en papel que en archivos almacenados en un disco duro. La comodidad también es clave, ya que al entregar documentos y proyectos impresos el cliente sólo tendrá que leerlos, sin preocuparse de si los archivos pueden llegar dañados o si el formato no es compatible con sus sistemas.

Conclusiones

La impresión y el trabajo documental en papel continúa ofreciendo unas ventajas únicas, que además se ven acompañadas de esa preferencia general por la comodidad que ofrece el documento impreso sobre el archivo digital.

Es evidente que todos esos valores seguirán manteniendo su atractivo con el paso de los años, y que aunque la era digital siga creciendo la impresión seguirá teniendo su propio espacio, tanto a nivel profesional como particular.

Impresoras, conectividad y BYOD
Impresoras, conectividad y BYOD

Todo lo que debes saber sobre...

Lee más