Importancia de la impresión en un mundo digital

11 marzo 2016

2 min read

En apenas una década hemos dado un importante paso hacia entornos cada vez más digitalizados, una realidad que no es ajena a nadie y en la que la impresión parece haber quedado en una posición secundaria, pero, ¿es cierta esta percepción? ¿Hasta qué punto se ha dejado de imprimir?

Importancia de la impresión en un mundo digital (Desktop)

La respuesta, basada en lo que dicen los datos es negativa: la mayor presencia de medios digitales y de tablets y smartphones más bien ha conseguido todo lo contrario, potenciar e incrementar las necesidades de impresión en todo tipo de escenarios.

En el mundo occidental es habitual disponer de smartphones, tabletas y portátiles, medios que nos permiten disfrutar de una gran cantidad de contenidos digitales, pero el papel sigue siendo la mejor opciones para plasmar aquello de lo que queremos disfrutar.

El desarrollo del mundo digital nos lleva a imprimir más contenidos que se disfrutan más en papel. Un ejemplo claro lo tenemos en libros de fotografías, en imágenes que utilizaremos para decorar nuestro entorno o incluso en esos fantásticos dibujos para colorear que harán las delicias de nuestros hijos.

¿Impresionado? Pues no hemos terminado, la impresión de apuntes, trabajos, deberes y materiales educativos es hoy más importante que nunca, así como otro tipo de documentos importantes que necesitamos en nuestra vida, una referencia amplia que iría desde las declaraciones de impuestos hasta los currículos vitae, pasando por otros como esas entradas que hemos comprado online o la factura de esos zapatos que tanto nos han gustado.

Como vemos la impresión juega un gran papel en el hogar, y tener una impresora doméstica es algo casi tan importante como tener un ordenador.

Impresión en entornos profesionales

Hemos constatado que la impresión es algo necesario en el hogar, ¿pero qué hay de empresas y profesionales? Podría parecer que una impresora no tiene la misma importancia para un despacho de abogados que para una empresa de recambios de coche, por poner dos ejemplos totalmente dispares, pero la realidad es distinta, y pronto entenderemos por qué.

Es posible que un despacho de abogados haga un mayor uso de una impresora que dicha empresa de recambios, ya que necesita sacar documentos a diario sobre los que trabajar, hacer copias de certificados y elementos varios, integrarlos, volver a imprimirlos y muchas cosas más que hacen que la impresión sea vital para ellos, tanto que no podrían trabajar sin una impresora, pero esto no quiere decir que no sea también esencial para la segunda.

Dicha empresa de recambios trabaja también con facturas a diario, tanto para clientes como para sus proveedores, pero además necesita sacar en papel otros elementos, que pueden ir desde imágenes a color de nuevos productos para mostrar a sus clientes hasta contratos, pequeños tutoriales o recomendaciones de uso, pasando también por proyectos para exponer en común con los socios.

Es posible que se haya reducido la cantidad de documentos a imprimir, pero también ha ganado en importancia la calidad de los mismos; el papel sigue siendo la mejor forma de presentar una idea o acercar nuestro gusto por el detalle y nuestra forma de trabajar a posibles clientes; las empresas lo saben y por ello cada vez dan más importancia al color.

Notas finales

Todo esto son sólo algunos ejemplos que nos permiten ver, en definitiva, que la impresión en papel es hoy por hoy una pieza esencial en todo el mundo y en todos los niveles, y que el desarrollo de lo que conocemos como entornos digitales no ha hecho más que darle un impulso y resaltar todavía más el valor que representa.

Podemos concluir que hoy, en plena era digital, una impresora es casi una necesidad básica.