Conectividad Wifi y NFC: ¿qué son y qué aportan a la impresión?

4 abril 2016

2 min read

Las impresoras no han sido ajenas al avance de las conexiones inalámbricas, un movimiento que se ha visto reforzado por la entrada de smartphones y tablets tanto a nivel particular como profesional, y también por el BYOD.

Conectividad Wifi y NFC: ¿qué son y qué aportan a la impresión? (Desktop)

El auge de dichos dispositivos y las crecientes necesidades de conexión sin cables ha llevado a HP a incorporar WiFi y NFC en sus principales soluciones de impresión, ¿pero sabes qué son y qué ventajas aportan? Te ayudaremos a descubrirlo en este artículo.

Conexión WiFi, flexibilidad y facilidad de uso

Una conexión WiFi elimina el requisito de los cables para integrar la impresora dentro de nuestra red. La misma tendrá su propia señal inalámbrica y podrá ser identificada sin problema por los dispositivos que queramos conectar a ella.

Esto facilita en gran medida la integración de la impresora en el entorno de trabajo, ya que no necesitaremos recurrir a complicadas configuraciones ni extender el cableado de forma exagerada.

Así, si queremos colocarla por ejemplo en el centro de un departamento o sección podremos hacerlo sin trabajo, ya que su conectividad WiFi permitirá una implementación sencilla. Todos los ordenadores, tablets y smartphones podrán conectarse a ella en segundos y enviar trabajos de impresión directamente, sin cables.

Por otro lado, la conexión WiFi también es importante a la hora de aprovechar funciones avanzadas, especialmente la impresión móvil, que nos permite enviar trabajos de impresión directamente desde nuestro smartphone o tablet a la impresora.

En general esta característica simplifica todo el proceso de integración y configuración de la impresora en cualquier entorno, añadiendo un plus de flexibilidad y facilidad de uso que sin duda nos resultará muy útil y nos permitirá no sólo instalarla con facilidad, sino también cambiarla y adaptarla a nuevos entornos de trabajo.

Conexión NFC, sencillez y seguridad en distancias cortas

La conectividad NFC es un complemento excelente de la conectividad WiFi, ya que a diferencia de aquella funciona en distancias muy cortas, aunque actúa de una forma diferente, como veremos a continuación.

El alcance de la tecnología NFC es aproximadamente de unos 20 centímetros, mientras que el WiFi tiene un alcance de varios metros. Este detalle ya nos permite sacar en claro que cada una tiene un cometido totalmente diferente.

Cuando recurrimos a esta conexión inalámbrica de corto alcance lo que hacemos es comunicar un dispositivo con otro, por ejemplo, la impresora con un smartphone. Al tocar ambos se establece dicha comunicación y se pueden llevar a cabo diferentes procesos, como por ejemplo la identificación de usuarios.

Es aquí precisamente donde podemos ver el principal valor que aporta esta característica al mundo de la impresión, la mejora de la seguridad. Con la tecnología NFC es posible vincular dispositivos concretos a una o varias impresoras, de manera que sólo puedan ser activadas por los usuarios de dichos dispositivos.

Se entenderá mejor con un ejemplo: vamos a imaginar un departamento dedicado al tratamiento de datos personales, donde sólo queremos que tengan acceso a los dispositivos de impresión determinados usuarios. Para conseguirlo podríamos vincular por ejemplo los smartphones de los empleados aprovechando la conectividad NFC y que ello actúe como sistema de autenticación, de manera que sólo ellos puedan liberar trabajos de impresión con información sensible.

Dos funciones que dan lo mejor de sí en conjunto

Como vemos ambas características se complementan a la perfección, y por ello HP las ha incluido en su nueva generación de impresoras profesionales, consiguiendo con ello dar forma a soluciones que no sólo ofrecen un elevado rendimiento y un bajo coste por página, sino que además cuentan con un conjunto completo de funciones avanzadas.

Imprimir