Aprender jugando: ¿la gamificación puede transformar las experiencias de aprendizaje?

10 febrero 2016

3 min read

Recuerdo los primeros videojuegos. Eran juegos basados en texto donde había que encontrar la frase correcta para la acción correspondiente para poder avanzar a la siguiente fase del juego. Desde los años 80, los juegos de ordenador han cambiado mucho: no solo por la superioridad actual de sus capacidades gráficas, sino también por su influencia creciente en el aprendizaje.

Aprender jugando: ¿la gamificación puede transformar las experiencias de aprendizaje? (Desktop)

Aunque no puedo decir con seguridad que pasar horas sentado frente a un juego de disparos permita impulsar el rendimiento académico, los juegos libres sí pueden potenciar la creatividad y las habilidades para la resolución de problemas.

Piensa en Minecraft, un juego en línea que permite construir tu propio mundo usando bloques de diversos materiales para crear estructuras virtuales a conveniencia, desde una pequeña cabaña hasta un completo entorno urbano.

BBC News anima a los padres a dejar de ver Minecraft como «un videojuego más». Aunque su interfaz de bloques pueda parecer gráficamente simple, sus decenas de millones de usuarios no dudarían en discrepar. Para ellos, se trata de un lienzo en blanco, un videojuego sin ninguna de las limitaciones típicas de los juegos dirigidos que siguen un guion previamente establecido.

Esta capacidad para crear libremente, alejada de las reglas de padres y educadores molestos, otorga a los niños una sensación de control sobre su entorno que puede traducirse en una mejor gestión de proyectos en el mundo real, tanto en el aula como en casa.

¿Quieres crear un equipo de trabajo en Minecraft? Ningún problema. Solo tienes que ver este vídeo. Los usuarios de Minecraft a menudo trabajan en equipo, comparten consejos creativos con otros usuarios y cooperan para construir megaestructuras. La naturaleza abierta de Minecraft premia a los jugadores que colaboran y experimentan (dos habilidades muy útiles para cerebros en proceso de desarrollo).

Toovari, un juego web en lengua castellana, adopta un rumbo diferente, trabajando desde un entorno exclusivamente académico para fomentar la competitividad entre alumnos —al estilo de un torneo— en temáticas que van desde las Matemáticas y la Ciencia hasta las Humanidades.

Los educadores asignan tareas en Toovari y los alumnos ganan puntos al realizarlas. Estos puntos se canjean en la tienda de Toovari por artículos como libros, excursiones o incluso donaciones benéficas.

Esta gamificación de tareas anima a los alumnos a participar en un aula que premia el aprendizaje. De hecho, Toovari logra una mejora del 92 % del rendimiento académico de sus usuarios.

Para los educadores, las posibilidades de incorporar la gamificación en el aula son infinitas. A continuación te presentamos una lista de ideas para la gamificación del aprendizaje y la toma colaborativa de apuntes en Minecraft y Toovari:

  • Recompensas

    un sistema de recompensas en el aula que acumula puntos por tarea, capítulo, módulo o período de evaluación. Además, los alumnos pueden regalar puntos a sus compañeros por ayudarles o ser creativos.

  • Soluciones

    Minecraft permite que los alumnos construyan más allá de las limitaciones de un típico videojuego. ¿Por qué no asignar tareas semanales que los alumnos deben resolver y permitir que utilicen cualquier método que consideren conveniente para llegar a la solución?

  • Competiciones

    crear competiciones según el plan de estudios actual. Es tan sencillo como imitar el formato ordinario de un concurso y utilizar las preguntas en un entorno competitivo. Divide a los alumnos en equipos, fomenta la colaboración y ayúdalos a trabajar en equipo para responder correctamente a las preguntas. También es posible crear un sistema de puntos que funcione a lo largo del curso, con recompensas bien definidas para los equipos ganadores.

  • Personajes

    ¿Enseñas Historia? Deja que los alumnos hagan igual que en los videojuegos, es decir, asumir la identidad de un personaje. Puedes dividirlos en equipos o asignar roles de forma individual, dejando que cuenten la historia a través del personaje que han asumido. También puedes permitir que cuenten sus historias en una amplia variedad de formatos: en forma manuscrita, a través de una canción y mucho más.

Estas innovaciones en el aprendizaje basado en juegos se convierten en herramientas que los educadores utilizan para establecer relaciones más productivas con sus alumnos. Independientemente de que apps como Minecraft y Toovari participen de las dinámicas del aula, existen múltiples posibilidades para inspirar, innovar y motivar a los alumnos a través de su tendencia natural a jugar. Lo único que debes hacer es averiguar qué tipo de juego se adapta mejor a la clase y a la temática.

Más información en HP Education.