Portátiles y procesadores de bajo consumo, a fondo

28 junio 2017

2 min read

En el artículo anterior tuvimos ocasión de descubrir el valor que ofrece una unidad SSD en ordenadores portátiles, un componente esencial que permite dar forma a equipos más ligeros, eficientes, fiables y silenciosos sin renunciar a un rendimiento superior.

Portátiles y procesadores de bajo consumo, a fondo (Desktop)

Hoy nos vamos a centrar en otro componente fundamental tanto para equipos de escritorio como para ordenadores portátiles, el procesador o CPU.

Dicho componente es considerado como el cerebro de cualquier sistema y es comprensible, ya que se encarga de realizar todas las operaciones necesarias para asegurar el correcto funcionamiento del equipo.

Su capacidad multipropósito lo convierte en uno de los pilares clave de cualquier ordenador y de él dependen directamente el rendimiento de otros componentes, como por ejemplo la tarjeta gráfica, la memoria RAM o incluso las unidades de almacenamiento.

Es evidente que la potencia del procesador importa, pero cuando hablamos de ordenadores portátiles debemos asociarla al consumo de energía, a las temperaturas de trabajo y sobre todo a la autonomía que es capaz de alcanzar.

Esto quiere decir que un buen procesador para ordenadores portátiles no es el que mayor rendimiento bruto aporta, sino el que consigue un mayor equilibrio entre esas tres premisas que hemos citado en el párrafo anterior.

Intel® Core™ serie U, el equilibrio perfecto

Con los procesadores Intel® Core™ serie U el gigante del chip ha demostrado que es posible conseguir un equilibrio perfecto entre rendimiento, temperaturas de trabajo y consumo.

Gracias a su innovador proceso de fabricación en 14 nanómetros los nuevos procesadores Intel® Core™ serie U del gigante de Santa Clara ofrecen un rendimiento de primer nivel que nos permitirá trabajar sin problemas con aplicaciones exigentes, pero manteniendo un consumo muy reducido.

No importa si nos enfrentamos a entornos eminentemente mononúcleo o multinúcleo, el alto IPC (instrucciones por ciclo de reloj) de los procesadores Intel® Core™ serie U basados en la arquitectura Kaby Lake y la tecnología HyperThreading nos permitirá disfrutar de toda la potencia que necesitamos sin comprometer la autonomía.

Modelos como el Intel® Core™ i7 7600U cuentan con dos núcleos de alto rendimiento y cuatro hilos trabajando a una frecuencia dinámica de 2,7 GHz a 3,5 GHz, lo que le permite adaptarse de forma inteligente a cada carga de trabajo y ofrecer un rendimiento excelente con el menor consumo posible.

Su TDP es configurable de 7,5 vatios a 25 vatios, cifras muy contenidas que se traducen en consumo mínimo y unas temperaturas muy bajas.

Esto permite conseguir una buena autonomía por cada carga de batería manteniendo un gran rendimiento, pero además ayuda a los fabricantes de portátiles a crear diseños más ligeros y delgados, ya que pueden montar sistemas de refrigeración más sencillos y silenciosos.

El valor del equilibrio ha quedado claro, y HP ha sabido trasladarlo a la perfección a equipos tan atractivos como el popular Spectre x360.