Cómo limpiar el portátil después de vacaciones

4 enero 2017

3 min read

  Finaliza la temporada de vacaciones navideñas y llega la "vuelta al cole" para profesionales, estudiantes y usuarios en general, después de un merecido descanso. Un buen momento para poner al día nuestro ordenador portátil, comenzando por una limpieza física que además de mejorar su aspecto es esencial para su correcto funcionamiento.

Cómo limpiar el portátil después de vacaciones (Desktop)

El polvo, la ceniza del cigarrillo, pelo de animales, restos de comida u otras partículas, pueden acumularse encima o dentro de la computadora. Cuando esto sucede, se forma una capa de suciedad que puede acortar la vida útil de los componentes de hardware, causando un sobrecalentamiento. Limpiar el portátil puede prolongar su vida útil mediante la eliminación de esta acumulación potencialmente dañina.

Aunque se recomienda inspeccionar y realizar esta limpieza una vez al mes como parte de un programa de mantenimiento regular, la vuelta de vacaciones navideñas es un momento ideal para realizarlo. Como en el tratamiento de cualquier dispositivo electrónico, la limpieza debe realizarse correctamente en cada uno de sus componentes, comenzando siempre por:

  • Apagar el equipo.
  • Desconectar el portátil de la red eléctrica.
  • Retirar la batería si es extraíble.
  • Desenchufar todos los periféricos y cableados conectados.

Limpieza de las rejillas de ventilación y puertos

Es un apartado importante porque la suciedad o polvo localizada en estas aberturas puede disminuir el rendimiento del equipo, obligar a que los ventiladores estén permanentemente conectados, apagar el equipo si sube de temperatura por encima del límite de seguridad y como decíamos, terminar reduciendo la vida útil de los componentes de hardware.

Para su limpieza, podemos utilizar un mini aspirador y un bote de aire comprimido soplando en las rejillas de ventilación y en todos los puertos del portátil, teniendo cuidado con la presión para no dañar los componentes. En casos extremos, pueden retirarse algunos paneles (o desmontar el portátil por completo) para dejar los componentes más accesibles y poder realizar una limpieza más a fondo. Ello solo debe realizarlo el usuario o profesional experimentado, teniendo en cuenta además que algunos fabricantes pueden anular la garantía si se abre el portátil.

Limpieza del chasis

Es una tarea simple y sencilla que se realiza utilizando productos especializados u otros que todos tenemos a mano en casa o en la oficina. Si no tenemos un producto de limpieza especializado, simplemente utilizaríamos agua tibia ligeramente jabonosa y un paño tipo microfibra, bien escurrido y que no deje pelusas tipo microfibra. Ten cuidado de no introducir líquidos de limpieza por las rejillas de ventilación y evita la pantalla, ya que tiene un tratamiento específico.

Limpieza de la pantalla

La pantalla es uno de los componentes más delicados de nuestro portátil y por ello la limpieza hay que efectuarla con extremo cuidado. Conviene utilizar productos especializados como espumas o en su defecto, soluciones caseras creando un líquido mezclando al 50% agua destilada y vinagre blanco. A partir de ahí utilizaríamos un paño muy suave para limpiarla y otro para secarla, asegurándonos que no queden restos de líquido.

La mejor forma de hacerlo es rociar el limpiador sobre el paño y luego limpiar la pantalla con él, frotando suavemente en una sola dirección. Evita cualquier tipo de producto que contenga acetona, alcohol etílico, tolueno, acetato de ácidos, amoniaco, o cloruro de metilo. El uso de cualquiera de los productos químicos anteriores puede causar daños permanentes en la pantalla LCD.

Limpieza del teclado y trackpad

Comenzaríamos por retirar el polvo y restos entre las teclas con un bote de aire comprimido y/o un mini aspirador especial para teclados que suele incluir un cepillo limpiador para accesos a zonas difíciles. En casos extremos pueden retirarse las teclas. Después haríamos la limpieza de la misma forma que con el chasis, evitando que la humedad se cuele por debajo de las teclas y afecte a la electrónica.

Limpia los periféricos

También debemos limpiar los periféricos y accesorios con los que trabajamos de la misma forma que realizamos la limpieza del portátil. Desde el popular ratón, al cargador, su cableado, la base de expansión o los dispositivos de almacenamiento que conectamos al portátil.

No olvides. La limpieza física es una tarea de mantenimiento que debe realizarse de forma regular para mantener "en forma" nuestro equipo, extraer todo su rendimiento y aumentar su vida útil. Por supuesto, la limpieza física debe complementarse con otras tareas de mantenimiento software que aportan numerosas ventajas en términos de eficiencia y seguridad y que veremos en otro artículo.